Teléfonos: (0212) 234 82 85 – 04149322413 Email: info@inspirandovidas.com

Claret Rodríguez

Si pudiera expresar en una sola palabra lo que el entrenamiento fue para mí, sería tan fácil como decir: Vida.

Logré ver milagros, milagros en mí, en mi familia y en mi entorno. Esos milagros que tienen que ver con algo tan simple como reencontrarte con tu ser amado, comprar una casa, lanzarte en parapente, cantar, bailar, volver a reír. Para mí, los milagros son eso: momentos o circunstancias únicas que hemos anhelado y que de repente, como de la nada, se hacen realidad.

Cuando decidí lanzarme en esta aventura me di cuenta de que no tenía sueños, que estaba tal vez hundida en una tristeza inmensa, sin darle espacio a lo que quería hacer o lo que anhelaba. Fue entonces cuando dije: es tiempo, la vida es aquí y ahora… así que comenzó esta emoción…

Después de decidirme a Vivir comencé a Formularme 10 cimas, 10 cimas irrazonables que le dieron un giro de 180° a mi vida, que hicieron que mis días tuvieran colores, vida, alegría y entusiasmo.

Un entrenamiento de 4 meses que activó mis sentidos y emociones, que me permitieron salir de esa zona de comodidad en la que si bien pasaban cosas, no había nada absolutamente extraordinario.

Hoy puedo decir que durante esos meses me transformé en una mujer poderosa, auténtica, abundante, alegre, divertida y amorosa. Hoy capaz de alcanzar las estrellas y de obtener los resultados que anhelo.

Puedo decir que en el momento que decidí vivir, todo absolutamente todo cambió en mi vida. Me reencontré con el amor, con la alegría, con el amor de mi familia, con mi feminidad.

Los resultados saltaron a mi vida de forma efervescente y lo mejor de todo es que siguen apareciendo, resultados en todas las áreas, en lo laboral, en lo profesional, en mi familia, en mi relación de pareja.

Fueron varios meses llenos de alegrías, entusiasmo, compañerismo, unión, pasión… llevo en mi corazón a las bellas personas que me acompañaron durante ese trayecto y a quienes puedo llamar Invencibles, invencibles de nombre, de logros, de alma, de corazón y de vida.

Cuando alguien me pregunta si volvería a realizar el entrenamiento, luego de sonreír, respondo: una y mil veces más, porque cada vez, me transformo en esa Claret que puede tenerlo todo.

Hoy me siento plena, feliz, viva, planteando cimas y cimas, haciendo lo que más me gusta hacer. Amando y siendo amada, entregada a la vida, al servicio, a mi hija, al amor.

Soy feliz hoy, aquí y ahora

Comentarios